Desde el Atlético Atalaya trabajamos en Valores

Cuando un padre de uno de nuestros jugadores, en este caso pre-benjamín, remite una carta como la que compartimos hoy aquí contigo, es cuando, de verdad, sentimos que entre todos estamos construyendo el mejor espacio para los chavales de nuestra comunidad.

Atlético Atalaya Club de Fútbol, Torrejón de Ardoz, Madrid

“Estimados amigos:

Hoy me siento una vez más profundamente decepcionado por la actitud totalmente antideportiva que muestran al menos dos de sus equipos de la categoría pre-benjamín.

Soy un padre del Atlético Atalaya y lo que he visto hoy, me da una profunda pena y vergüenza ajena. Imagino que este mensaje os va a dar igual y que lo que pensaréis es que esto "es así". Pero no, amigos, el deporte no es esto. No es machacar a un equipo por 14 a 0 y seguir presionando cada uno de los saques. No es seguir celebrando cada gol como si hubieran ganado algo, porque no es así. Es mal enseñar a los niños a una vida competitiva, sin empatía, sin amistad, sin compañerismo, sin alegría y sin compasión que nos ha llevado a esta situación. Es dejar que los niños suban a una nube de la que algún día se bajarán de golpe. Imagino que si estos son los valores de su club, los padres estarán orgullosos de "derrotar" a otros niños que apenas llevan meses jugando al fútbol, en una liga que creíamos iba a ser divertida.

JAMÁS, y que quede para la hemeroteca, dejaré que mi hijo se comporte como se ha comportado su equipo.

Sin embargo al ver a "sus" grandes jugadores irse con alegría, pero oír a los nuestros abrazados diciendo "no pasa nada, sólo es un partido", estoy convencido de que los que se han llevado algo, han sido los nuestros. En fin, que disfruten mucho de sus trofeos de humo y que los niños sigan manteniendo esa actitud competitiva y de machacar al igual, que en la vida les va a ir fenomenal.”

Con tesón, humildad y con la colaboración permanente de los padres y del Cuerpo Técnico de profesionales, es con lo que trabajamos en los valores que inspiran nuestro Club y que siempre hemos hecho públicos: esfuerzo, trabajo en equipo y diversión (para los pequeños) o responsabilidad como integrantes de un colectivo (para los mayores).

Estos valores nos permiten poner foco en el desarrollo personal de los niños, que afrontan el deporte con naturalidad, alegría y compañerismo. Tratamos de inculcarles que con su esfuerzo se hacen mejores independientemente del resultado; que con el trabajo en equipo nunca se sentirán solos y que en la diversión, cuando son pequeños, comienza a crearse el amor al deporte y a la vida sana. Hoy, para los más pequeños, en el Atlético Atalaya CF les decimos: jugar, jugar y volver a divertirse, aunque haya otros que a sus pequeños les animen con el ganar, ganar y volver a ganar.